viernes, 11 de agosto de 2017

El librero de Roald Dahl

Roald Dahl es uno de los grandes escritores de la Historia de la Humanidad. Autor de muchas obras, para mí siempre será el padre de "Matilda" y sobre todo de "Las brujas". Aun pienso de vez en cuando en las brujas que llevan guantes porque sus manos son garras, y peluca larga porque son calvas...

En medio de la playa, tumbada en la arena, tostándome la espalda hasta que me rabiara, pensé en leer algo "infantil", o todo lo infantil que puede ser un autor eterno. Y no me defraudó, "El librero" es una historia sobre la especulación y la maldad, contado de manera muy sencilla.

Un librero de Londres, fofo y repulsivo, se dedica junto con su secretaría y desagradable amante a extorsionar a viudas ricas exigiéndoles el pago de un lote de libros eróticos comprados por sus difuntos esposos. Las mojigatas ricas, creyendo por completo la historia, no dudan en abonar la cuenta y dar un suspiro de alivio porque el tema no transcienda a las páginas amarillas. Así viven el librero y su secretaria, pasando largos periodos de vacaciones en lugares paradisíacos, comiendo marisco y afilando sus sucios dientes. Su tapadera es una tienda de viejo en el centro de Londres, que nos muestra la contraportada en un detallado plano, muy cerca del Parlamento.

Si bien la historia es muy sencilla, esta tan bien contada que te engancha. Quizá sea por su lenguaje infantil, por la sensibilidad del autor al crear cada personaje o por la cercana realidad de la extorsión mezclada con la sociedad de vergüenza, es una historia que nos parece reciente. 

Como todos los cuentos, no existen los móviles ni internet, las facturas llegan puntualmente por carta y las noticias se miran en el periódico. El ambiente es una céntrica Londres, por la que tantas veces hemos pasado los viajeros, pues es el corazón de la ciudad. Pese a ser una zona de pocos comercios, quién no ha bajado desde Trafalgar square al Parlamento, y quizá por ello, añadamos nuestros recuerdos a cualquier novela ambientada en lugares conocidos. En los cuentos, todo esta lleno de un factor de atemporalidad que los hace imperecederos. No obstante, cualquier lector avispado ve la triste realidad de unos que quieren ocultarlo todo, y otros que saben como sacarle provecho.

La prisionera de Roma de José Luis Corral

Después de casi un año de silencio, que no de lectura, retomo a finales de verano esto de hacer críticas de literatura, por eso de oxigenar mi destrozada mente de la tesis. La utilidad de lo inútil lo llaman...

La prisionera de Roma cayó en mis manos por un trabajo sobre Zenobia de Palmira que tuve que hacer para una asignatura de mi segundo grado, asignatura que me trajo por el camino de la amargura, pero esa es otra historia. Viendo que había una novela histórica sobre la gran emperatriz siria, pensé, ¿Por qué no? Siempre se te quedan mejor los nombres y los años cuando los lees en una novela.

Zenobia de Palmira es un personaje histórico que despierta cierto atractivo, quizá porque fue capaz de desafiar a Roma tras la muerte de su esposo Odenato y decidió declarar la independencia del reino de Palmira como regente de su hijo. Como todas las mujeres de poder su historiografía la señala como una mujer de gran belleza y estadista, manipuladora, culta, conocedora de las artimañas del poder. Es una Cleopatra tardoantigua, de hecho, ella misma se identificaba con la famosa última reina de Egipto. 

La obra hace un recorrido de la vida de Zenobia desde su infancia, donde ya despierta pasiones, su matrimonio con Odenato, su declaración de independencia, la caída del reino de Palmira y su exilio en Roma, en una jaula dorada como esposa de un senador romano. 

Si bien se sabe poco de la emperatriz, se consigue hacer un relato de una vida de lujo y ostentación, donde todos los hombres caen rendidos a sus pies. Merece una mención especial el soldado griego mercenario que cae por casualidad en Palmira y acaba siendo el amante de Zenobia durante todos los años de independencia.

Una de las innovaciones que no nos señalan las fuentes es como Palmira se convierte en un crisol de religiones, con un cristianismo que despierta sospechas entre el resto de los adeptos politeístas y judíos y que se trata de convencer al poder para que persiga a esa nueva secta. Estamos en la época de los patriarcas, de los gnósticos, anacoretas y todo tipo de exaltaciones de fe que eran muy extraños ante una religiosidad antigua donde el rito importaba más que la creencia. 


¿Los puntos fuertes? Tiene fácil lectura y es fiel a lo que nos cuenta la Historia Augusta, la principal fuente, sin ser demasiado injusto con Zenobia. Son casi 600 páginas (en mi versión) que tardé casi un mes en leer pero que en ningún momento me hicieron perder el hilo. Además el Oriente tiene un encanto especial en nuestras vidas, el desierto, los oasies, el lujo oriental de la seda y el oro, que a nuestros ojos es un tanto hortera pero nos hace evocar ese Orientalismo del siglo XVIII. 

El problema del libro es que Zenobia es un ser sin corazón ninguno, en ningún momento parece una persona real, con sentimientos, deseos o incluso con un poco de crueldad. Parece una Pandora creada por los dioses y movida a su antojo, ni siquiera se la permite un poco de vanidad por su extremada belleza. 

Finalmente no puedo dejar de hacer una mención al hecho de que Palmira ha sido destruida hace pocos meses por la furia irracional del Estado islámico, que se ha propuesto destruir todo el patrimonio de lo que ellos consideran una herejía. Antes podíamos visitar las ruinas de Palmira, los palacios romanos y la última muralla de defensa. Hoy solo queda desierto y ruinas y las pocas piezas que se han llevado a otros museos. La irracionalidad humana no tienen límites, en eso no hemos cambiado nada.

martes, 25 de octubre de 2016

Romeo y Julieta de William Shakespeare

Con un nuevo club de libro, en esta ocasión más afectivo, más personal  mas "exclusivo", inauguramos la lectura de los clásicos. ¿El objetivo? En el mes de noviembre voy a ver una adaptación de Shakespeare en inglés, y bien sé que merece la pena conocer el tema de antemano con una lectura en castellano y en inglés. Experiencias previas no demasiado satisfactorias con Macbeth lo avalan. 

Realmente nunca antes me había enfrentado a Shakespeare. Es curioso como una devora-libros como yo, amante de los clásicos, nunca se había planteado leer la historia de amor más famosa del mundo. He visto la película de Leonardo Dicaprio, bueno, la vio una Elena enamorada de ese actor en su adolescencia. Pasando por la falsa película autobiográfica "Shakespeare in love", por el libro de "Yo, mi, me comnigo", viendo una obra suya en el Globe theatre de Roma...al final Shakespeare ha estado en mi vida, pero no por su propia obra.

Si bien esta es una historia larga vemos que ha llegado por fin a la lectura de esta gran obra. Tragedia en cuatro actos, nos narra el amor y suicidio de dos jóvenes de Verona; Romeo y Julieta. Divididos por la lucha de sus familias en una ciudad que sale de la Edad Media. El amor a primera vista, la intervención de los criados, el cura que los casa en secreto y el destierro de Romeo desembocan un final trágico en un romance que dura apenas unos días.

La historia es poco creíble a nuestros ojos, pues se precipita de manera trágica desde el inicio. El sacerdote ve su amor como un modo de acabar con las riñas entre familias, pero esas riñas acaban por matarles. Es la gran historia de la desesperación humana ante los sentimientos incontrolables. 

No hago ningun spoiler si digo que el final es un tanto atropellado, forzado por la escena teatral en la que se ambienta y nos deja con una sensación de irrealidad. Los diálogos son afectados, la juventud de los amantes excesiva. No obstante Shakespeare es y será el padre de la pareja de jóvenes amantes que mueren para reunirse en el más allá. No son los primeros de la literatura, pero sí los que más eco han generado.

Me ha gustado leerlo, aunque el inicio es un tanto duro, especialmente esos prólogos inmensos donde se alaban las gracias del autor por encima de todos los literatos del mundo. Me ha gustado reencontrarme con un clásico, ya por fin en el formato que merece, darle una oportunidad, incorporarlo a mi lista de cosas leídas para enriquecer mi espíritu.

Realmente me ha dejado con ganas de leer más clásicos, de dar mas oportunidades, de ampliar ese mundo de libros imperecederos que por su gloria han perdurado al paso de los siglos. 

jueves, 29 de septiembre de 2016

No culpes al karma...de lo que te pasa a tí por gilipollas de Laura Norton

Simpatíquisimo título que llamó la atención de Cris y mio en la librería del VIPS. Acabó siendo el regalo de cumpleaños de mi tío Agustín,  y también una propuesta de lectura conjunta. Nuevo curso, nuevos proyectos.

Estamos ante una novela ligera. La protagonista es Sara, una treinteañera que decide olvidarse de su carrera universitaria y reflotar el negocio que llevaba su abuela, plumista. Comienza a dedicarse a hacer tocados y pajaritas con plumas, intentando ser diseñadora y teniendo muchos problemas. Su novio Roberto es un arquitecto exilidado en Paris, su guapísima hermana se casa con su amor platónico y sus padres parecen divorciarse por la infidelidad de su madre. Una novela loca, donde las situaciones absurdas hacen reir al lector.

El personaje de Sara es identificable con el común de los mortales. Ni guapa, ni especialmente lista, solo es una joven con talento en medio de la crisis española. Su sentido del humor y su cinismo no están lejos de la amargura de una juventud perdida. Sara es fuerte, neurótica y desequilibrada, y por eso la tomamos cariño.

En cuanto al personaje que se idealiza en la novela, su primer amor, Aaron y prometido de su hermana, es un personaje mucho mas etéreo. De tan bueno que es, no nos lo creemos. Cantante compositor de relativo éxito, tio bueno, comprensivo, cariñoso...no le falta de nada a este Ken.

Por último merece una mención la madre infiel, liada después de treinta años de matrimonio con un empleado del zoo de Madrid. Las respuestas de la madre, su interpretación de las situaciones caóticas y el devenir de su historia ha sido de lo que más me ha gustado.

En general puedo decir que he disfrutado con el libro. Me he reído mucho y he tenido muchas ganas de seguir leyendo. A pesar de no tener ningún tipo de complicación me ha ayudado a reflexionar sobre la importancia que le damos a las cosas y lo absurdamente ridículos que parecemos a veces. Sara es el centro de la novela, como ejemplo del común de los mortales, una más en el mundo, a la que le duele lo suyo.  La duda que me queda es la mención al karma, presente en el título pero no desarrollado en la novela. porque de gilipollas, si hace un rato la protagonista.

lunes, 26 de septiembre de 2016

La templanza de María Dueñas

En esta tercera novela, la profesora de Filología inglesa de la Universidad de Murcia, ya consagrada como escritora de éxito nos presenta el mundo colonial y viñero de finales del XIX. En la Templanza asistimos al cruce de los coletazos del mundo colonial español, antes de las guerras de Independencia, cuando España estaba en clara decadencia y las colonias ya iban a su ritmo.

El protagonista de la obra es por primera vez un hombre, Mauro Larrea, antiguo minero  de origen español venido a más que se ve en una bancarrota. Para solucionar sus problemas acaba en Cuba jugándoselo todo al doble o nada y consiguiendo en una partida de billar la propiedad de una finca y viñedos en España.

Es allí donde conocerá a Soledad Montalvo, heredera de apellido de las tierras, una mujer con una historia oscura y muchos conocimientos que le faltan a Mauro.

El. libro es una magistral descripción del choque de sociedades, por un lado, la viva sociedad colonial, basada en el lujo y el derroche, el juego a veces sucio y las nuevas fortunas. Por el otro la decadencia nobiliar del sur de España, basada en un modelo que ya no sirve pero cuyos usufructuarios no entenderán jamás.

El mundo del vino, pese a reconocerse la autora como una desconocida del mismo, está bastante bien reflejado. La descripción del sur de España, del espíritu clasista y de la educación femenina es la parte más interesante para los aficionados al tema, como una servidora. Casarse bien, ser casada, entrar a monja, defender el honor familiar y aguantar el tipo ante las desventuras son discursos que se repiten en todo el libro, y que ambientan muy bien el espíritu de una época.

En general podemos decir que es un libro de fácil lectura, con el que se pasa un rato ameno y quedan ganas de más cuando se termina. Sin duda María Dueñas se ha consolidado en un tipo de literatura  ligera, con investigación histórica de por medio, que gusta al público porque ha sabido encontrar el equilibrio entre lo fácil y lo bien escrito.

Baila, baila, baila de Haruki Murakami

Murakami es de esos autores que ansio leer, pero no encuentro las fuerzas. Su descripción de la sociedad y de los valores japoneses es digno de un estudio de antropología, su minuciosidad, su onirismo y en defintiva, su manera de escribir hacen que disfrute del libro per se. No obstante, la longitud de cada una de sus obras hace que me de pereza empezar.

Baila Baila Baila nos narra la historia de un escritor de artículo a sueldo, un "quita nieves" cultural que se toma un descanso en su insulsa vida para perseguir un sueño que le atormenta. Ha de volver al Hotel Delfín, en Sapporo donde tuvo un romance con una misteriosa mujer, Kiki. Desolado en sus 34 años tras un divorcio que no comprende, su vuelta al hotel busca encontrar sentido a una vida que se escapa de las manos.

En este hotel no encuentra a la tal Kiki, pero si a una belleza de trece años, Yuki, hija de un escritor fracasado y de una madre rebosante de talento pero poco preocupada por su hija. Ambos trazan amistad y viven unos meses donde el mundo real e imaginario se confunden.

No quiero hacer mucho spoiler, porque Murakami merece ser leído. Solo diré que la historia me atrapó  por su irracionalidad desde el inicio. Una irracionalidad presente en la mente del propio protagonista. De una manera simple, nos metemos en la intimidad de un mundo que no comprendemos, y que no nos preocupamos por entender.

El fallo que he encontrado a esta historia, es que a unos días de haber terminado el libro ya no recuerdo su final, por poco impactante, por ser un poco banal y no casar con el resto de la historia. Si bien he disfrutado de todo el libro, el clímax me ha parecido poco a la altura.

Los fanes de Murakami se encuentran con algo parecido a 1Q84, una historia de misterio e irracionalidad, enmarcada en un ambiente de cultura tradicional japonesa. 

sábado, 6 de agosto de 2016

La mujer nueva de Carmen Laforet

Tiempos de verano, lecturas opresivas. La afición por la literatura española de posguerra, esa generación asfixiada que plasmaba en su producción las frustraciones propias de una infancia libre y una adolescencia dictada, quizá no sean la mejor opción para la playa y el sol. No obstante, provocan un placer sublime en el lector interesado por la psicología de este triste momento.

En "La mujer nueva" Carmen Laforet nos habla de las vocaciones de fe. Pese a ser un tema de poca actualidad y nada cercano  la autora, la sola marca de esta autora me hizo darle una oportunidad al libro. Duro al inicio, profundo en su desarrollo.

Nuestra mujer nueva es Paulina, una aspirante a beata de iglesia que recibe su gracia divina en un tren que la lleva a huir de su insulso matrimonio producido por las circunstancias en medio de la guerra civil y de su insulso y maltratador amante, para mas datos, familiar de su marido. 

El libro discurre por ese verano en un Madrid sofocante, donde las beatas acuden a misa a diario y controlan si las usuarias llevan o no medias. En un Madrid insulso, lleno de polvo y amargura, donde los jóvenes aspiran a ser lo que nunca conseguirán y Paulina se plantea una vida dedicada a la religión.

Pese a que el inicio me resultó especialmente duro (Tengo una técnica, si un libro me aburre de inicio cada día leo unas 10 páginas, así he conseguido reengancharme a algunos) al final lo disfruté mucho. Realmente la propia pesadez del libro ayuda a meternos en escena, a valorar ese verano insulso en una capital que no aspira ni a pueblo de provincias.

Las constantes referencias a los tiempos caóticos de la Guerra Civil, a las decisiones tomadas al vuelo, a los amores que crecen y se marchitan y sobre todo, a ese miedo que invadió la vida de los españoles durante décadas hacen que merezca la pena la lectura.

Debemos hacer un último apunte sobre como se trata la religión. La visión que nos da Laforet de la fe espontánea, se ve matizada por las reticencias de todos los personajes. A Paulina no hacen más que hacerla dudar de la veracidad de su fe, todos insisten en que tendrá dudas, en que un éxtasis pasa y el mundo que conoce de la religión no hace sino oscurecer la idea de una fe pura. En esos momentos en los que la asistencia a misa era obligatoria, el estado se definía como "la salvación de Europa" y otros muchos modos de control social, no es sino un acto de valentía escribir un libro que refleja una visión muy matizada de este momento.

Grande Carmen Laforet, como siempre.